Arrow

Blog

Los 4 desafíos que enfrentará la cadena de suministro en 2022  

Los cambios recientes en los hábitos de consumo presentan retos para la logística de entrega de las empresas.

Ya es un hecho que las ventas por comercio electrónico han cambiado el panorama para muchas empresas en los últimos dos años. En América Latina, particularmente, este canal de venta ha mostrado un crecimiento acelerado con números altísimos en algunos países. 

El crecimiento uniforme y sostenido de la demanda, además de aumentar las ventas, generó algunos problemas relacionados a la escasez de tiempo para procesar todas las operaciones, en algunos casos, y la planificación ineficiente en términos de logística, en otros. Sumado a esto, la crisis en la cadena de suministro global durante 2021 trajo como consecuencia demoras excesivas en la entrega de productos en algunos países.

En esta nota abordaremos algunos datos a partir de un estudio presentado durante el evento The Logistics World Summit & Expo que muestran los desafíos para la logística en el contexto del comercio actual.

¿Cómo se dio el crecimiento del comercio electrónico en América Latina?

Según un estudio de la Universidad de Tennessee- Knoxville, en 2020 Latinoamérica lideró los porcentajes de crecimiento del ecommerce a nivel mundial. A nivel regional, la cifra fue de 36,7% y los países que registraron más números de ventas fueron Argentina (100,6%), México (65,2%) y Brasil (50,1%). Este crecimiento exponencial se concentró, y fue en aumento, entre enero y diciembre de ese año. El alza de la demanda demostró que las personas que adquirieron productos mediante tiendas online fueron fieles a este tipo de comercio.

Este fenómeno se dio dentro de una realidad trepidante a la que las empresas tuvieron que adaptarse de forma rápida, independientemente de su dimensión o nivel de desarrollo.

En este sentido, surge una cuestión: cuán preparados están los países de mayor crecimiento de comercio electrónico para afrontar la demanda. Según el estudio ya citado, en líneas generales, en los países de América Latina en los que se dio el mayor crecimiento del e-commerce el nivel de preparación con el que contaban para afrontar la demanda se ubicó entre el 46,8% y el 68,8%.

Latinoamérica lideró los porcentajes de crecimiento del e-commerce a nivel mundial. A nivel regional, la cifra fue de 36,7% y los países que registraron más números de ventas fueron Argentina (100,6%), México (65,2%) y Brasil (50,1%)

Si bien son cifras que muestran una preparación adecuada para enfrentar los desafíos, los resultados de la investigación demuestran que a nivel logístico hay una serie de cuestiones indispensables a mejorar.

¿Cómo afrontar los desafíos logísticos que devienen de los cambios en los procesos de compra?

A nivel internacional, la crisis en la cadena de suministro global que comenzó en 2021 y continúa vigente, enfrentó a los países a una serie de problemas a nivel logístico y económico. Los efectos se hicieron ver principalmente en las operaciones marítimas y en muchos casos afectó a las compras realizadas mediante e-commerce, sobre todo en las ventas de fin de año en países como Estados Unidos.

Toda crisis es una oportunidad para mejorar y la cadena de suministro global no es ajena a esta premisa. Si bien el esfuerzo es grande y depende de un amplio número de actores, el paso a una cadena de suministro 2.0 (como la llama Thomas Goldsby, profesor de la Universidad de Tennessee- Knoxville) es posible si se aplican los cambios necesarios en cada eslabón.

En este sentido, los negocios que realizan entregas se ven obligados a atender algunas cuestiones indispensables para salir airosos de los nuevos desafíos a los que se enfrentan, puntualmente en cuatro aspectos: 

  • La productividad.
  • La agilidad.
  • La innovación.
  • La reputación.

Productividad

Es posible abordar y cuantificar el nivel de productividad por medio de indicadores como el nivel de calidad o los estándares de conformidad y de utilización de los recursos. Pero, además de cumplir con estos puntos principales, en el paradigma logístico actual, la productividad tiene que ser abordada como un indicador en sí mismo. Se trata de poner el foco en el nivel de eficiencia para el abastecimiento, la producción y la entrega de mercadería y servicios. Es decir, en cada etapa de la cadena de comercialización.

Otra forma de abordar la productividad es en relación a los costos. Debido a la sensibilidad de los mercados respecto al valor final de los productos, si las operaciones de la cadena de suministro se vuelven más productivas y eficientes será más fácil ofrecer precios competitivos.

Agilidad

La flexibilidad y la velocidad en las operaciones logísticas son, en conjunto, el eje a tomar en cuenta en este punto. Tienen relación estrecha con la modularidad de los productos y su reconfigurabilidad dentro de la cadena de suministro. Es decir, con la capacidad de estos para adaptarse a estructuras de almacenamiento cambiantes sin que esas modificaciones generen problemas difíciles de abordar desde los procesos logísticos.

Medir la capacidad de agilidad implica hablar de clasificación o variedad de productos o servicios, lead time o tiempo que transcurre entre la emisión de un pedido y su entrega en el punto de destino, el tiempo de respuesta de la empresa, su capacidad de adaptarse a la demanda y la flexibilidad para responder ante las contingencias.

Agilidad dentro de la cadena de suministro

Conocido en sus siglas en inglés como SCA (Supply Chain Agility), este término hace referencia a la habilidad de una compañía para adaptar rápidamente sus tácticas y operaciones dentro de su cadena de suministro. La Agilidad de la Cadena de Suministro comporta cinco dimensiones:

  • Capacidad de alerta: para detectar cambios y oportunidades.
  • Habilidad: para obtener información relevante a tiempo.
  • Determinación: para poder tomar decisiones.
  • Rapidez: para implementar esas decisiones rápidamente.
  • Flexibilidad: para modificar procesos y tácticas en consecuencia.

Es importante mantener una cadena de suministro coherente y simple, para actuar rápidamente cuando sea necesario.

Sin embargo, no se trata únicamente de reaccionar con velocidad. La capacidad de alerta, la habilidad y la determinación son aspectos cognitivos que se complementan con la dimensión física o material (determinación y rapidez). La agilidad cognitiva implica cambiar el foco de atención y evitar tomar decisiones basadas solo en pronósticos intuitivos. Como alternativa revisar y ajustar mediante acciones como:

  • reducir la complejidad en los procesos de almacenamiento y categorización de productos,
  • apuntar a minimizar el lead time,
  • segmentar a los clientes y establecer prioridades acordes a sus necesidades para priorizar el servicio,
  • reducir el rango de pronósticos y adoptar el hábito de la planificación.

Por último, tomar decisiones basadas en tendencias de mercado certeras y vigentes. Tener en cuenta estas pautas y practicar la agilidad de manera consistente alimentará la capacidad de resiliencia de la organización.

Innovación

¿Cómo se puede aplicar ese punto en la logística de envíos? Mediante la actualización de los procesos, por ejemplo, a través de formas diferentes de realizar las tareas. También, por medio de la digitalización en las instancias más relevantes, como la planificación de las rutas de entrega.

Las digitalización puede aplicarse sobre tres dimensiones, con resultados diversos:

  • Visibilidad: sistemas que permiten echar luz sobre los productos y los procesos dentro de la empresa y a lo largo de la cadena de suministro, como los softwares de optimización logística.
  • Pensamiento: herramientas que puedan establecer conexiones y entregar soluciones más rápido que la mente humana, como la inteligencia artificial, el machine learning o la analítica predictiva.
  • Ejecución: aplicar mano de obra no humana para asistir o realizar de forma autónoma determinados procesos. En este punto entra en juego la robótica, por ejemplo.

Reputación

Todo lo anterior tiene estrecha relación con la imagen y la percepción final que tendrán los clientes o usuarios. La reputación se puede medir por las menciones en la prensa, los premios obtenidos en relación al servicio o la eficiencia, o a través de indicadores como el NPS o Net Promoter Score, que cuantifica la probabilidad de que una persona recomiende a una empresa en base a su nivel de servicio.

La reputación de una compañía también se disputa en el nivel de involucramiento con causas éticas, sociales o económicas relacionadas con su actividad. En el caso de la logística, por ejemplo, estas pueden ser las acciones que buscan reducir emisiones de carbono o una cadena de suministro más sustentable.

En última instancia, crear o alimentar una reputación tiene mucho más que ver con darse a conocer por moderar la conversación sobre un tema o como empresa experta en ciertos aspectos, más que con evitar las críticas y comentarios negativos.

Hacia una cadena de suministro 2.0

Cada uno de los aspectos enumerados presentan oportunidades de mejora para las empresas que realizan entregas y planifican su logística a diario. No solo es necesario poner a circular las ideas para encontrar soluciones, sino que también se debe aplicar la fuerza de trabajo y los recursos disponibles para implementar mejoras.

Abordar los problemas a partir de una visión holística y entender las implicancias de cada aspecto es una forma eficiente de llegar a soluciones que a largo plazo impacten significativamente en los resultados. Es decir, no buscar tapar huecos para salir del apuro, sino tomarse el tiempo necesario para investigar causas, evaluar medidas, implementar y tener la flexibilidad para saber corregir sobre la marcha y ajustar.

Trabajar en equipo para encontrar nuevas oportunidades e ideas es una gran manera de alcanzar soluciones globales. La cadena de suministro tiene la posibilidad de ser una fuerza transformadora a largo plazo, para que los desafíos futuros no nos encuentren desprevenidos.

Por: QuadMinds

Compartir.

#Cadena de suministro #Desafíos de la logística #LOGÍSTICA

Notas relacionadas

septiembre 27 - 2022

¿Cómo garantizar una entrega segura a tus clientes?

LEER ARTICULO

Arrow

septiembre 22 - 2022

5 problemas de la logística en Latinoamérica y cómo resolverlos

LEER ARTICULO

Arrow

septiembre 20 - 2022

3 poderosas razones para implementar tecnología de ruteo

LEER ARTICULO

Arrow